Por el camino
a la competitividad.

Lectura en: 7,2 min. / 1.891 palabras

¿Qué es la reestructuración empresarial financiera?

La clave en la reestructuración empresarial es la competitividad. Habitualmente, relacionamos reestructuración de empresas con situaciones graves de crisis, sin embargo, los procesos con los que trabaja tu compañía deben ser constantemente revisados para variar todo lo que no sea realmente competitivo.

Las empresas que están pasando por un momento difícil en la actualidad no tienen por qué cesar su actividad. Abandonar tu proyecto empresarial es lo último que debes hacer en estos momentos, quizás una buena reestructuración financiera y una reorganización de los activos y pasivos, sean suficientes para reconducir la situación económica de tu empresa, sin tener que empezar otra vez desde cero.

Para muchas PYMES, las consecuencias financieras de cualquier crisis causan numerosas noches de insomnio. Sin embargo, las nuevas e importantes medidas existentes para empresas insolventes o en concurso de acreedores, ofrecen esperanzas de que es posible sobrevivir y volver a prosperar.

¿Qué es la reestructuración financiera? ¡Te sacamos de dudas!

Cada empresa tiene un ciclo de vida único. Las empresas se enfrentan constantemente a los éxitos y fracasos, dependiendo de los factores que afectan su negocio. Las dificultades financieras, la inactividad o el concurso de acreedores representan los niveles fundamentales del ciclo de vida de una empresa.

La reestructuración de una empresa, o reestructuración empresarial, es un proceso de cambio y transformación, para adaptar tu negocio a un modelo más competitivo.

Los motivos para afrontar una reestructuración empresarial suelen estar relacionadas con momentos de crisis, en los que la empresa bien tiene poca liquidez, bien está sufriendo una situación coyuntural de falta de financiación, etc., es decir, nos planteamos una reestructuración empresarial siempre que las circunstancias nos obligan, sin embargo, la reestructuración empresarial también debe formar parte de tus planes cuando las circunstancias son favorables para tu empresa.

La reestructuración financiera es la parte estratégica más importante para una empresa con falta de liquidez, enfocarse en eliminar los gastos superfluos y concentrar tus recursos en la parte más rentable de tu empresa es muy importante en estos casos, no se trata de invertir menos, sino de invertir mejor. Esta reestructuración financiera puede ser del lado del activo o del lado del pasivo del balance. Si se cambia uno, en consecuencia, se ajustará el otro.

Además, es muy importante diseñar una estrategia legal, que pueda traer consigo un refinanciamiento para reducir los gastos financieros, como podría ser convertir una parte de la deuda en capital, trasladando la deuda o adjudicando capital a nuevos propietarios.

¿Cuáles son las causas más habituales de estas situaciones?

Podemos establecer dos tipos de causas, dependiendo de su origen:

  • Causas internas: En este caso son los procesos de la propia empresa los que nos obligan a tomar decisiones estructurales. El equipo de trabajo, los balances de la empresa, poca capacidad de adaptación, etc.
  • Causas externas: El entorno es lo que nos obliga a modificar nuestros procesos, debido a cambios en la fiscalidad, la introducción en el mercado de nuevas tecnologías, cambios en la competencia, etc.

Ventajas y desventajas a tener en cuenta.

Las ventajas de la reestructuración empresarial están relacionadas con la competitividad, es decir, cambiamos para adaptarnos mejor a nuevas situaciones.

La adaptación es lo que le ha permitido al ser humano sobrevivir, evolucionar y finalmente, dominar el medio, las empresas deben seguir un proceso muy similar. La reestructuración empresarial es la capacidad de una empresa de adaptarse, lo cual no puede ser un proceso exclusivamente forzado por las circunstancias, al contrario, es importante que se trate de un proceso continuo, que se desarrolle más allá de la situación que atraviesa la empresa.

¿Tiene alguna desventaja la reestructuración empresarial? No, el refuerzo de la competitividad de una empresa no tiene ningún perjuicio, los problemas vienen dados por los planes de reestructuración deficientes.

Tipos de reestructuraciones empresariales.

Cuando una empresa experimenta un cambio de rumbo, se enfrenta a desafíos financieros importantes, a una recuperación financiera y una mejora de la rentabilidad. Todas las reestructuraciones tienden a ser procesos deliberados que incluyen un plan: evaluación de problemas, revisión de la estrategia de mejora e implementación. Por lo general, son procesos a corto plazo diseñados para mejorar el rendimiento empresarial a largo plazo. Todos los aspectos que podemos mejorar en la actividad de una empresa se pueden incluir en tres tipos:

Reestructuraciones internas.

Son aquellas que afectan al proceso de producción interno de la empresa. Desde una reestructuración del capital humano, hasta la aplicación de procesos de producción más eficientes, este tipo de cambios permite optimizar el rendimiento de una compañía.

Reestructuraciones tecnológicas.

Hoy en día, la mayoría de los sectores productivos dependen de la tecnología. Adaptarse continuamente a los nuevos medios disponibles, digitalizar procesos, etc., es imprescindible para seguir creciendo en un mercado cuya evolución se basa, principalmente, en los procesos tecnológicos.

Reestructuraciones financieras.

Cuando lo que queremos es mejorar la rentabilidad de una empresa, la solución pasa por planificar una reestructuración financiera.

Las reestructuraciones financieras de empresas se centran en todos los aspectos económicos que afectan a una compañía, desde factores externos, como los cambios de tributación, hasta factores internos que pueden ser los que estén lastrando los resultados de la empresa.

Una mejora desde la parte financiera de tu empresa no se basa en reducir el gasto en material de oficina, debe partir de una estrategia que evalúe cada euro que inviertes, valorar por qué tu empresa no es rentable es lo que te va a permitir identificar las debilidades de tu negocio, y también las fortalezas, los aspectos que te van a permitir recuperar la rentabilidad de tu negocio.

¿Cuántos impuestos pagas?, ¿Qué tipo de contratos ofreces a tus empleados?, ¿Qué partes de tu negocio están digitalizadas?, ¿Es rentable el alquiler de tu local?, estas son algunas de las preguntas a las que tienes que dar respuesta para proteger tu negocio, una reestructuración financiera va a evaluar las cuentas de tu empresa, para dar nuevas soluciones económicas a tu negocio.

Etapas de una reestructuración empresarial.

Una reestructuración empresarial debe comenzar con una visión estratégica, es decir, global, que afecte a toda la empresa. Identificar liderazgos, realizar un diagnóstico adaptado a la situación de la empresa, aportar valor y transformar la empresa en su aspecto financiero van a ser las claves de una reestructuración empresarial pensada para el largo plazo.

Apoyo al liderazgo.

Tu empresa necesita una transformación que empieza en la toma de decisiones y es importante crear un método de trabajo que empiece desde la dirección.

Diagnóstico.

Identificar los aspectos débiles de tu empresa es lo que te va a permitir tomar decisiones que sean realmente rentables, desde el punto de vista financiero de tu negocio.

La etapa de evaluación y diagnóstico, y la acción de emergencia están diseñadas para ayudar a la empresa a recuperar el control, mejorar su situación de flujo de efectivo y recaudar efectivo si es necesario. Es el momento de aprovechar las oportunidades para aumentar rápidamente los ingresos.

Tratamiento.

Cualquier empresa puede crear un valor diferencial, que le permita no solo salir de una situación de pérdidas, sino también protegerse a largo plazo ante próximas crisis.

Una vez que hayas evaluado tu negocio y tomado las medidas de emergencia necesarias, podrás seguir adelante con el plan de reestructuración diseñado. Es posible que debas repensar todo de nuevo, desde la estrategia, el modelo de negocio y comercial, la estructura de la deuda, los empleados, y el marketing.

Transformar.

La transformación tiene como objetivo la mejora continua, creando además instrumentos de control que nos aporten diagnósticos continuos. En esta etapa, la prioridad es institucionalizar los nuevos cambios para que estén integrados en las acciones diarias, dentro de un marco estratégico. En esta etapa, tu empresa ha resuelto la crisis y va camino de la estabilidad, el crecimiento y la rentabilidad. La evolución de tu empresa ha de ser permanente.

Las 25 necesidades de una reestructuración financiera.

A pesar de las razones que se encuentran en la causa de los desafíos que enfrenta, los siguientes síntomas indican que existe una situación en la que nuestras competencias pueden ser de utilidad para ti.

Hoy en día, las empresas deben centrarse en el consumidor si quieren tener éxito. Si los comportamientos de los consumidores evolucionan, las empresas deben ajustar sus organizaciones para abordar estos cambios. Estos son los síntomas que indican la necesidad de un cambio:

  • Hay una deuda excesiva o poca liquidez.
  • La estructura de capital debe cambiar.
  • Disminución de las ganancias y la rentabilidad.
  • Pérdida de cuota de mercado por las acciones de tu competencia.
  • Hay una recesión, o crisis en tu mercado o un cambio en las preferencias de los consumidores.
  • La estructura de la empresa ya no está alineada con tus objetivos comerciales.
  • Existe la necesidad, o el deseo, de desinvertir / liquidar algunas operaciones secundarias.
  • Incapacidad para retener profesionales talentosos.
  • La rotación de empleados y clientes es alta.
  • La moral del equipo humano está baja.
  • Tu sector industrial está evolucionando.
  • Ingresos estancados o decrecientes.
  • Margen bruto demasiado bajo.
  • Costos operativos demasiado altos.
  • Flujo de caja deficiente.
  • Inversión excesiva o insuficiente.
  • Productividad está por debajo de los estándares del mercado.
  • Costos laborales elevados.
  • Funciones y responsabilidades poco claras.
  • Comunicación interna insuficiente.
  • Falta de liderazgo.
  • Los presupuestos de marketing se asignan de forma ineficaz. O son muy bajos.
  • Nuevas tendencias de consumo.
  • Innovaciones que redefinen el mercado.

La importancia del asesoramiento profesional en reestructuración financiera.

Cualquier reestructuración financiera implica cambios importantes que van a marcar el futuro de tu empresa, y por ello debes contar con el asesoramiento de un experto en reestructuración financiera que te guiará en todos los pasos del proceso, desde la planificación hasta la ejecución. Este asesor asistirá a tu empresa en la elaboración de un plan de reconversión y en la negociación con tus acreedores, entre otras funciones.

El asesor de reestructuración financiera es capaz de entender el funcionamiento y estado actual de tu empresa, y usar esa información para identificar oportunidades de reducción de costes y te propondrá una estrategia de optimización fiscal. Este profesional combina su experiencia en el sector con un conocimiento experto en finanzas.

Por eso debes consultar con un especialista cuando tu empresa detecta cualquier señal de alarma como:

  • Bajada de los ingresos.
  • Aumento de los gastos.
  • Endeudamiento excesivo.
  • Aumento de la competencia.
  • Cambios en el mercado.

En resumen, la reestructuración financiera ayuda a tu empresa a mejorar sus condiciones financieras u operativas. El proceso puede ser doloroso, pero el resultado final debería ser una empresa más solvente, estable, rentable y competitiva.

Los aspectos económicos son fundamentales cuando una empresa deja de ser rentable, es imprescindible evaluar e identificar posibles problemas y establecer soluciones. Ponte en manos de expertos en reestructuración financiera, te ayudarán para recuperar la competitividad.. ¡Hablar con Horizon!

Conclusiones clave:

  1. Ser competitivo es sinónimo de adaptarse, la reestructuración empresarial te permite optimizar todos tus procesos.
  2. La reestructuración financiera de una empresa se ocupa de los aspectos básicos desde el punto de vista de su rentabilidad.
  3. No es preciso esperar a situaciones de crisis para comenzar una reestructuración empresarial.
  4. Toda reestructuración empresarial debe responder a una estrategia corporativa.

¡QUIZÁS TE INTERESE ESTE TEMA!

AYUDAS ECONÓMICAS PARA TU NEGOCIO.

Ayudar a abrir nuevos negocios. Ayudar a no cerrar negocios actuales. Animar económicamente aun sector estancado. Mantener una economía estable. En definitiva: la innovación y el desarrollo necesitan el impulso de tu negocio con ayudas para el emprendimiento.

01 Ayudas directas a autónomos y empresas.

Son medidas económicas extraordinarias (movilizadas por el gobierno) de apoyo a la solvencia empresarial, mediante subvenciones, reducción de costes y refuerzo de su capital. Estas ayudas se dirigen a empresas viables en los sectores más afectados por la pandemia, con el fin de canalizar los recursos al conjunto de la economía y reducir el riesgo de un sobreendeudamiento que pueda lastrar la recuperación económica. Las ayudas directas tienen un carácter finalista. Es decir: deben utilizarse para pagar deudas, pagos a proveedores y acreedores. Pero también pueden utilizarse para afrontar los costes fijos como arrendamientos, salarios.

02 Subvenciones a empresas.

Consiste en realizar una transferencia de dinero del sector público (La Unión Europea, el estado, las comunidades autónomas, ayuntamientos, etc) al privado (empresa o autónomo) con el objetivo de llevar a cabo una actividad que necesita una inversión alta o a la que el profesional en cuestión no podría hacer frente en solitario. La subvención ha de ser realizada mediante una solicitud. Una vez concedida, el beneficiario debe justificar la recepción de la misma y se procederá al pago por parte del ente público.

03 La financiación.

El funcionamiento de los préstamos ICO (Instituto de Crédito Oficial) implica a tres partes: El ICO, el cual presta el dinero y pone las condiciones para acceder a él. La entidad de crédito, que analiza la viabilidad del préstamo, gestiona el dinero prestado y asume el riesgo en caso de impago del cliente. Y por último el que lo solicita, (autónomo o empresa), el cual tiene que devolverlo en el plazo de tiempo estipulado.

MIRA ESTOS POST
Posiblemente te interesen.
+
La diversidad, la equidad y la inclusión en la empresa.
En el tejido empresarial se ha desatado un interés sin precedentes por impulsar y fomentar...
+
¿Qué es la demanda civil? Paso a paso.
Una demanda civil es el escrito formal a través del cual se inicia un proceso...
+
Preguntas frecuentes sobre ERE y ERTE.
¿En un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) a quién se despide primero?, ¿En un...
+
¿Qué es la reestructuración empresarial financiera?
La clave en la reestructuración empresarial es la competitividad. Habitualmente, relacionamos reestructuración de empresas con...
    CREA TU STARTUP