Renta 2020Lo que necesitas de
tu asesor fiscal.

Lectura en: 6,7 min. / 1.751 palabras

¿Necesito un asesor para hacer la declaración de la Renta?

La campaña de la declaración de la Renta y Patrimonio del año fiscal 2020 empieza el 7 de abril de 2021, y se prolongará hasta el 30 de junio de 2021, periodo en el que el contribuyente podrá confeccionar y presentar por lo medios establecidos de la declaración de la Renta, correspondiente al ejercicio 2020.

Como cada año, para aquellas declaraciones de Renta con resultado a devolver, con renuncia a la devolución, negativas o a ingresar sin domiciliación del primer plazo, las vías para cumplir las obligaciones con Hacienda sobre tu IRPF (Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas) se podrán realizar por internet, por teléfono o de forma presencial, en distintas fechas asignadas para cada modalidad.

Los autónomosque trabajan en casa por la pandemia no podrán desgravarse gastos como la luz o internet.

Retención ERTE:¿Cómo te afecta un ERTE al IRPF en la próxima declaración de la Renta?

Subvenciones:si has recibido alguna subvención de tu comunidad autónoma, también tendrás que declararlas.

Lo primero: ¿Qué es y que hace un asesor fiscal?

Un asesor fiscal es un profesional que se ocupa de realizar la interpretación mas adecuada en cada caso de la legislación fiscal vigente, para posteriormente poder recomendar tanto a personas físicas como autónomos o empresas, sobre la mejor forma de gestionar los impuestos, ayudándoles a cumplir con sus obligaciones tributarias. Por tanto, nos ayudan a analizar y presentar entre otros impuestos la declaración de la Renta.

Pero ¿Por qué debo contratar un asesor fiscal para mi declaración de la Renta? Muchas personas no se sienten seguras al preparar y hacer su declaración de la Renta, porque la elaboración de este impuesto y su presentación requieren de ciertos conocimientos legales y financieros que no todos poseen.

Al principio puede resultar muy fácil presentar la declaración, ya que entendemos que la mayoría de los datos fiscales ya están en la base de datos de la Agencia Tributaria (Hacienda España). Sin embargo, esta información no siempre es correcta y, debe compararse con la documentación presentada a la agencia tributaria durante el año en curso. De hecho, la multitud de casillas y la complejidad para rellenarlas, hace que sea un quebradero de cabeza para muchos contribuyentes. Por este motivo, hemos creado una lista de razones por las que deberías contratar a un asesor fiscal.

1. Verificar los datos fiscales que Hacienda dispone.

Antes de presentar la declaración de la Renta, como contribuyente tienes la obligación de comprobar “el borrador” si los datos que dispone Hacienda y te ha pasado son correctos. Si no lo haces y Hacienda descubre más adelante que hay nuevos datos fiscales, el responsable es el contribuyente, es decir TÚ. ¡Y meterse en líos con Hacienda no es nada aconsejable!

Y es aquí donde aparece el asesor fiscal. Te ayudará a comprender todos los conceptos y te pedirá toda la documentación que necesitas aportar para comparar adecuadamente todos los datos. Así que esos datos fiscales debe ser “mirado con lupa”.

2. El asesor fiscal sabe hacer su trabajo. ¡Zapatero a tus zapatos!

El asesor fiscal gestionará y finalizará con rigor y precisión tu declaración. Si por ejemplo eres autónomo y has presentado los modelos trimestrales de IRPF e IVA, hay que supervisar que todos los datos coinciden con la información recopilada en Hacienda. En ocasiones hay que corregir la información incorrecta. Además, el IRPF tiene ciertas particularidades en función de la comunidad autónoma donde residas.

El asesor fiscal te dirá qué partidas puedes deducir y cómo hacerlo, y en los casos en que tengas plusvalías y minusvalías, calcular el importe de las mismas calcular el valor de estas transacciones. ¿Sabes declarar las cláusulas territoriales? ¿Sabes aplicar o no el alquiler de tu vivienda?

3. ¿Y si Hacienda te hace una liquidación provisional?

Si a la Agencia Tributaria no le cuadran los números presentados te hará una propuesta de liquidación provisional” (100×100 asegurado), que es precisamente lo peor que te puede suceder. Esta es otra pregunta que debes hacer a tu asesor: En el caso de… ¿Usted como asesor fiscal, me representará ante las autoridades fiscales (Hacienda, para entendernos)? Esto es muy importante, porque hay mucha gente que hace declaraciones de la Renta, pero si este caso llegase a Hacienda se “lavan las manos”.

4. Línea directa con el servicio de ayuda AEAT.

Un asesor fiscal tiene una herramienta de trabajo muy importante, y es que pueden dirigirse a la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria) y a sus colegios profesionales, en el caso de que necesiten realizar una solicitud de aclaración, para comparar cada uno de los apartados que figura en el borrador de la Renta. En resumen, un asesor fiscal no tiene que hacer colas, ni esperar días y días para que la Agencia Tributaria le de una respuesta. Tienen las puertas abiertas.

5. Si tu asesor fiscal comete un error, cuenta con un seguro.

La primera pregunta que debes hacer a tu asesor fiscal (y hazlo por email y así queda un justificante) ¿Tiene contratado un seguro de responsabilidad civil? Si comete imprudencia o negligencia en la realización de tu declaración de la Renta, puedes reclamar la responsabilidad del asesor fiscal por la contratación de sus servicios profesionales. Esto te permite realizar una solicitud al seguro de responsabilidad civil según las garantías contratadas.

Aquí tienes otro argumento de peso a favor de contratar un asesor fiscal, y es que te ofrece seguridad; no solo porque tiene una cobertura que respalda cada una de las acciones que realiza en su actividad profesional, sino (y también) por sus conocimientos fiscales.

6. Un buen asesor fiscal te proporcionará siempre el mayor ahorro.

El asesor fiscal te ayudará a optimizar las devoluciones para que los ingresos te sean devueltos o tengas que pagar a la Agencia Tributaria lo menos posible, y siempre dentro del margen de legalidad. Y, por eso mismo, por el ahorro debes pensar seriamente si no es mejor dejar que un especialista haga la declaración por ti y tu quedarte tranquilo. Porque si hay algo que te proporciona un asesor es tranquilidad.

Lo segundo: ¿Cuánto cobra un asesor fiscal por hacer la declaración de la Renta?

Quizás deberías hacerte estas dos preguntas antes de valorar el coste: ¿Cuánto vale tu tiempo? ¿Cuántas horas o días vas a invertir en resolver los problemas que no sabes o no puedes? Contratar a un asesor fiscal supone un desembolso de dinero. El precio que cobran por hacer la declaración de la Renta es directamente proporcional a la complejidad del trámite a gestionar. No es lo mismo un autónomo, que un trabajador, o un trabajador que haya pasado por un ERE o ERTE, o si has estado en el extranjero trabajando y debes realizar una doble tributación de impuestos.

¿Cuánto cobran los asesores de media?

En España de media los asesores fiscales cobran desde 30 € por una declaración de la Renta básica, 150 € por una declaración de la Renta media, y una declaración de la Renta más compleja desde los 300 € o más, todo depende de la complejidad del trámite. Revisar y contrastar tus datos fiscales con la documentación que los soporta y que tendrás que facilitarle, confeccionar la declaración de Renta con dichos datos y los que pudieran faltar o ser erróneos, y previo análisis del resultado de la misma proceder a su presentación.

30

Una declaración básica.

150

Una declaración media.

Lo tercero: ¿Qué documentación necesita el asesor para hacer tu declaración de la Renta?

Una de las claves es tener claros y a mano los documentos que vas a necesitar al presentar la declaración de la Renta. Es importante que no te olvides ninguno de los documentos necesarios. Y es que depende del documento que olvides, no podrás presentar la declaración o no podrás estar seguro de que está bien. Te mostramos concretamente los datos que necesitas entregar en una asesoría, para que pueda hacer la declaración de la Renta por ti:

Firmar el documento de autorización.

– Tu asesor fiscal te pedirá que le firmes un documento autorizándole a gestionar tu declaración de la Renta. Es un documento que debes firmar.

La clave:

– Hacienda te ha facilitado una clave de datos fiscales.

Datos Personales:

– Fotocopia del DNI del declarante. Si vas a hacer la declaración conjunta también necesitarás una fotocopia del DNI del resto de personas que figuren en la declaración de la renta.
– Esto incluye al cónyuge y a los hijos si son mayores de edad y trabajan.
– Datos Fiscales o referencia de la casilla 505 de la declaración de la Renta del año anterior.

Situación Personal:

– Estado familiar: Cambios que se hayan producidos: divorcios, separaciones, o viudedad, pensiones compensatorias, nacimiento, adopción de hijos.
– Certificados de seguros de vida, jubilación o enfermedad.
– Certificado de invalidez.
– Recibos emitidos por la guardería de hijos menores de 3 años.
– Certificado de empadronamiento de los ascendientes deducibles.

Sueldos y prestaciones:

– Certificado de las retribuciones del trabajo obtenidas” durante el ejercicio fiscal, certificados de retenciones en el caso de profesionales, prestaciones por jubilación, o accidentes.
– Justificantes de ingresos percibidos del INEM. (ERE y ERTE).

Vivienda:

– Certificado de préstamos hipotecarios.
– Vivienda habitual: documentación relacionada con su adquisición, construcción o cualquier adecuación para minusválidos que se haya realizado en la vivienda durante el año fiscal.
– Alquiler de la vivienda habitual: justificantes, recibos de los pagos.
– Propiedades inmobiliarias: recibos del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles).
– Arrendamientos: recibos de ingresos y gastos.

Donaciones:

– Justificante de donativos realizados.

Transmisiones:

– Escrituras de transmisión de inmuebles.
– Información de transmisión de participaciones y acciones de compañías.

Inversiones:

– Información fiscal sobre planes de pensiones, fondos de inversión y otros activos financieros, valores cotizados, así como certificados relacionados con la adquisición de acciones o participaciones sociales.

Autónomos

– Registros fiscales y el justificante de los pagos fraccionados de las Declaraciones de Estimación Objetiva de años anteriores (Mod. 130 o 131).

Calendario de la declaración de la Renta 2020-2021. (Ver)

Necesito un asesor fiscal para hacer la declaración de la Renta. (Ver)

¡Maldita palabra! ERTE: Así afecta a tu Renta o IRPF este año. (Ver)

FAQ. Preguntas frecuentes sobre la declaración de la Renta? (Ver)

¿Ya tienes claro si te encuentras o no obligado hacer la declaración de la Renta? No lo dejes para el último momento. La mejor forma de pagar lo menos posible, pero también de forma rápida, y sin moverse de casa es contando con el asesoramiento de un profesional. ¡Hablar con Horizon!

Conclusiones clave:

  1. El período para hacer la declaración de la Renta comienza el 30 de abril de 2021 y finaliza el 30 de junio de 2021.
  2. Hacienda permite hacer la declaración por internet, de forma presencial o por teléfono.
  3. No todas las personas están obligadas a enviar su declaración, en función de un mínimo de ingresos.
  4. El asesoramiento fiscal profesional te permite mejorar el resultado de tu declaración.

¡QUIZÁS TE INTERESE ESTE TEMA¡

TRANSICIÓN DE EMPLEADO A AUTÓNOMO.

No existe una fórmula mágica para iniciar tu propio negocio. Algunas personas pueden hacerlo durante un año, otras durante muchos años, otras solo pueden durar unos meses. Si estás pensando dar un salto de empleado a autónomo, la siguiente información te ayudará a realizar la transición.

01 Administrar el dinero.

No subestimes la cantidad de dinero que necesitas para iniciar un nuevo negocio. Deberías guardar al menos seis meses de tu salario actual, más el capital que necesitas para el negocio. Una buena gestión del efectivo es fundamental para un negocio sólido. Asegúrate de haber saldado todas tus deudas como sea posible.

02 Gestión del tiempo.

La falta de habilidades para administrar el tiempo es la principal causa de fracaso de la productividad. Esto no solo se aplica a los autónomos, sino también a los empleados habituales. Estamos tan “en contacto” con todos en nuestras vidas a través del correo electrónico, mensajes de texto, redes sociales (Facebook, Twitter, etc.) que no nos damos cuenta de cuánto tiempo desperdiciamos con estas cosas. Como trabajador autónomo, debes ser muy diligente en la gestión de su tiempo.

03 Encuentra a tu socio.

Además del tiempo requerido y los medios financieros necesarios para iniciar un negocio, es muy importante que obtenga la aceptación de tu socio. Tienes que establecer unos objetivos con los socios acerca de cuánto tiempo le vas a dedicar a este proyecto hasta que haya alcanzado sus objetivos financieros o hasta que decida que esta nueva forma de trabajar simplemente no se adapta a tu estilo de vida.

04 Gestión de la facturación.

En algún momento, debes realizar la facturación para tus clientes. Mantén registros muy precisos y divide todo en tareas individuales. Utiliza un sistema profesional de facturación para todas sus facturas. O si buscas eficiencia y quieres ahorrar tiempo y dinero, subcontrata un Pack de Gestión Empresa, te quitarás dolores de cabeza y preocupaciones.

MIRA ESTOS POST
Posiblemente te interesen.
+
La diversidad, la equidad y la inclusión en la empresa.
En el tejido empresarial se ha desatado un interés sin precedentes por impulsar y fomentar...
+
¿Qué es la demanda civil? Paso a paso.
Una demanda civil es el escrito formal a través del cual se inicia un proceso...
+
Preguntas frecuentes sobre ERE y ERTE.
¿En un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) a quién se despide primero?, ¿En un...
+
¿Qué es la reestructuración empresarial financiera?
La clave en la reestructuración empresarial es la competitividad. Habitualmente, relacionamos reestructuración de empresas con...
    CREA TU STARTUP